EL AGUA:

Preciada agua, fuente de energía para vivir. El agua es uno de los elementos más importantes de la vida en la tierra. Esto se debe a que nuestro cuerpo está compuesto en un 70% por ella y porque todas las reacciones que se producen en él, se llevan a cabo en un medio acuoso.

El agua sirve como transportador de nutrientes, como vehículo para eliminar productos de desecho, como lubricante y como soporte para tejidos y articulaciones.

Además de esto, cumple una de sus funciones más importantes; la regulación del calor corporal. Es capaz de ganar o ceder grandes cantidades de calor sin que se modifique la temperatura de nuestro cuerpo, es por esto que el agua permite que volvamos al equilibrio cuando tenemos calor y cuando tenemos frío.


Dentro del agua potable, tenemos varias clasificaciones de agua, aquí te mostramos sus diferencias:

  • Aguas minerales naturales/manantiales: Son aguas subterráneas, que brotan desde manantiales. Están llenas de minerales, y otros componentes. Sus características han estado intactas, ya que los yacimientos subterráneos han permitido mantenerlas alejadas de todo tipo de contaminación. Estas están llenas de nutrientes, como calcio, magnesio, sodio y potasio.

  • Aguas preparadas: son aguas las que han tenido que ser intervenidas con tratamientos para que puedan ser llamadas “potables”.

 

Las Guías Alimentarias para la población Chilena, recomiendan tomar entre 6 a 8 vasos de agua al día. Y cuando hablamos de agua, dejamos fuera a las bebidas, jugos envasados, cafés instantáneos. Ojalá que sea sólo agua.

 

También podemos crear nuestras propias aguas saborizadas con nuestra Hurom
¡Agrega pequeños shots de jugo a tus aguas para darles un sabor único!

AGUAS SABORIZADAS

Ingredientes: 1 fruta o verdura, o pequeños restos que tengas de ellas   


Preparación:

  1. Lava y corta tus ingredientes
  2. Arma tu Hurom con el filtro delgado
  3. Crea un shot de jugo
  4. Agrega tu jugo a 1 litros de agua
  5. Agrega hielo y ¡Disfrútalo para todo el día!

 

Puedes hacer aguas saborizadas cuando no tengas tanto material para hacer jugos o cuando desees un sabor más suave.